viernes, 30 de abril de 2010

Libro



Laura Arroyo Martínez, La desmitificación de Ulises en el teatro de Antonio Gala
, Madrid, 2010, 128 páginas. I.S.B.N. 84-7882-704-8

El estudio que presentamos se compone de dos partes claramente diferenciadas, que tienen como punto común el estudio de la figura de Ulises. Sin embargo, sus enfoques son muy diferentes. La primera parte pretende marcar algunas de las principales huellas que ha dejado el héroe griego en la Historia de la literatura. Para ello, hemos seleccionado algunos textos y autores que hemos considerado especialmente relevantes, tomando en la mayor parte de los casos como modelo la literatura española, pues aquellos aspectos que nos interesan para este trabajo se producen de manera paradigmática en nuestra literatura. Hemos decidido ejemplificar con textos nuestra exposición, puesto que ello la clarifica notablemente y la enriquece.
Hemos comenzado esta primera parte con una breve presentación de la Odisea, centrada en los problemas de autoría y transmisión de la epopeya homérica. Nos ha parecido fundamental sustentar nuestro trabajo con esta referencia al texto base sobre el que parte la totalidad de los epígrafes que componen el mismo, centrados en exponer las relaciones de intertextualidad que los diversos textos mantienen con el poema homérico. El único apartado de este primer bloque que se aparta del marco hispánico es el que hemos dedicado al Ulises de Joyce que, creemos plenamente justificado por las innovaciones que introdujo en la técnica narrativa y la revolución que supuso en la novela occidental del siglo XX. Sin duda, uno de los autores más importantes de la literatura universal del siglo pasado, convertido en un clásico.
Esta primera parte funciona como una introducción a la segunda, que constituye realmente el grueso de nuestro estudio. En ella pretendemos estudiar la desmitificación de la figura de Ulises en la obra dramática ¿Por qué corres, Ulises? (1975) de Antonio Gala. En el enfoque de esta segunda parte la Teoría literaria tiene mucho más peso que la Historia literaria. Antes de comentar la obra de Antonio Gala y las principales críticas e interpretaciones que ha recibido, incorporamos a nuestro estudio una definición exhaustiva del concepto de mito y una explicación de los procesos de intertextualidad sobre los que se componen los textos.

ÍNDICE

NOTA PRELIMINAR 9
1. El mito de Ulises en la tradición literaria 11
1.1. Homero y la Odisea 13
1. 2. El Libro de Apolonio a la sombra de la Odisea: la cristianización del héroe griego 21
1.3. La figura de Ulises en la lírica renacentista y barroca 29
1.4. Una aproximación al concepto de antihéroe 38
1.5. La influencia de la Odisea en Ulises de Joyce: un ejemplo de intertextualidad estructural 45
2. El proceso de desmitificación de Ulises en Por qué corres, Ulises? de Antonio Gala 65
2. 1. El porqué del mito de Ulises: ¿Es Ulises un mito? 67
2. 2. El tapiz de Penélope. Ulises como hipotexto 75
2. 3. La desmitificación de Ulises 79
2.4. El Ulises de Gala ante la crítica 98
3. CONCLUSIONES 115
4. BIBLIOGRAFÍA 121

Chiste griego


Sueño

Όταν βλέπεις ότι ζυμώνεις και μάλιστα ψωμί, μέσα στο σπίτι σου, ευτυχία, χαρά και οικογενειακή γαλήνη σημαίνει το όνειρό σου.

Refrán

Απρίλης - Μάης κοντά ’ναι το θέρος.

jueves, 29 de abril de 2010

Libro



Fernando Collada, Los géneros chicos
, Madrid, Ediciones del Orto, 2010, 64 páginas. I.S.B.N.: 84-7923-432-6

Cuando se estudia la época realista, se profundiza en la novela, pero se pasa casi de puntillas por el teatro; como mucho, se le dedica un tiempo a la alta comedia, o al posromanticismo. Pocas veces se presta atención al género chico, a pesar de la importancia que tuvo en su momento.
Llamamos género chico a un enorme corpus de piezas teatrales breves, más de cinco mil, representadas todas entre 1870 y 1910. La duración del género hace que participen en su elaboración escritores de dos generaciones: la del 68 y la del 98. La denominación de chico proviene de su extensión, nunca mayor de una hora, pero con el tiempo fue aplicada a su calidad.
La precipitación en la valoración ha hecho, además, que se juzgue como un todo un conjunto tan amplio, en el que, como veremos más adelante, es necesario distinguir al menos seis subgéneros, tan diferentes entre sí como la parodia o el sainete. No habría que hablar, pues, de género, sino de géneros chicos.La desatención hacia el género chico no es nueva, y en sus orígenes está relacionada con la valoración negativa que merece toda la época de la Restauración; no en vano fue Valle-Inclán, el más vanguardista de la generación del 98, quien llamó a Galdós “don Benito el Garbancero”. Durante la época franquista se utilizó este teatro, al igual que la zarzuela grande, la tonadilla, y otros géneros más o menos folclóricos, como símbolo de las eternas esencias de la España nacional. De ahí que, desde un falso progresismo, se ha visto durante décadas con desdén este teatro. Por otro lado, no ha de olvidarse el prurito seudocultista de menospreciar todo aquello que se acerque a lo popular. Así, F. Ruiz Ramón, en la única página que dedica al género en su Historia del teatro español, afirma que “significa un achabacanamiento de la escena y una vulgar limitación de la realidad y de los medios expresivos dramáticos”. En parecidas y escuetas interpretaciones abunda, por ejemplo, J. I. Ferreras, como suele suceder en los manuales de historia de la literatura, incluso en las historias del teatro español, tal vez debido, también, a ser, algunos de ellos, géneros centáuricos, dada su mezcla de música y texto, y quedar por tanto su estudio en terreno de nadie.


ÍNDICE

I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
a) 1870-1875: Sexenio Revolucionario 9
b) 1875-1885: Restauración de la Monarquía 9
c) 1885-1902: Regencia de María Cristina 10
d) 1902-1910: Reinado de Alfonso XIII 11
II. LOS GÉNEROS CHICOS 13
1. Los géneros chicos 15
2. El Madrid del género chico 18
3. Características del teatro de fin de siglo 21
4. El teatro por horas 24
5. El Teatro Apolo 26
6. Origen y evolución del género chico 28
7. Subgéneros del género chico 33
8. Puesta en escena 42
9. Algunos autores 44
10. Características temáticas y formales 46
III. SELECCIÓN DE TEXTOS 53
IV. BIBLIOGRAFÍA 89

Chiste griego


Sueño

Οποιοσδήποτε τιμόνι κρατάς στα χέρια σου πλοίου, αυτοκινήτου κτλ. Σημαίνει ότι οι υποθέσεις σου οδιγούνται σωστά και επιτυχίες σε περιμένουν.

Refrán

Κάλλιο μικρό τ’ αλώνι σου και να είναι όλο δικό σου.

miércoles, 28 de abril de 2010

Libro



Cicerón, Defensa del poeta Arquías.
Edición anotada por A. D’Ors Pérez-Peix y F. Torrent. Madrid, Ediciones Clásicas, 1992. XLVI+62 páginas. ISBN 84-7882-066-3.

Este corto y ameno discurso de Marco Tulio Cicerón nos muestra el nudo central de su personalidad: un abogado enamorado de la literatura.
La determinación cronológica del pro Archia se funda sobre la noticia recogida en los Escolios Bobienses (Hild., p. I59) de que el tribunal que entendió de esta causa estaba presidido por el pretor Q. Tulio Cicerón, hermano de nuestro orador. Este, por su lado (§ II), coloca como más próxima censura la del año 70 y no menciona la siguiente, que es la del 60, de forma que el discurso ha de ser anterior a esta última fecha. Sabemos también por Cicerón que su hermano Quinto estuvo desde el 61 al 58 en el gobierno de Asia, y así su pretura ha de ser anterior al 61. Como, al mismo tiempo, Cicerón habla de su consulado del año 63 (§ 28), nos quedamos con una sola fecha posible para la pretura de Q. Cicerón: la del año 62. Esta es la fecha del pro Archia.
Cicerón está en los cuarenta y cuatro años: había sido cónsul el año anterior, y estaban vivos aún en la imaginación de todos los impresionantes acontecimientos relacionados con la conjuración de Catilina, dominada por Cicerón. El caso había sido grave y el Senado se había visto obligado a emplear medidas extraordinarias, el senatus consultum ultimum que otorgaba a los cónsules poderes para defender la seguridad del Estado: uideant consules ne quid detrimenti res publica capiat, poderes entre los que se contaba el de vida y muerte. Con ello la conjuración había sido vencida, pero Cicerón se había atraído gran número de enemigos. La vieja política republicana no podía continuar; era necesaria una nueva forma adaptable a la realidad del Imperio romano, y el que había de imponerla, Augusto, acababa de nacer.
En este mismo año Cicerón defendió a Publio Si1a, acusado de haber pertenecido a la conjuración. Cicerón está orgulloso de su actividad consular y no pierde ocasión de recordarla en todos los discursos de esta época. Pero crece el número de enemigos, y el año 58,
Clodio, contra el que Cicerón había atestiguado en cierto proceso y ha dirigido después una violenta invectiva (año 61), conseguirá sea decretada la interdictio agua et igni, que obligará a Cicerón a salir desterrado primero a Tesalónica y después a Dyrrachium, para volver a Roma pasado más de un año.
Nuestro discurso puede situarse, por lo tanto, en la época que va del consulado al destierro, como un momento de ameno reposo en un tiempo de enconadas luchas políticas, como apacible remanso en quebrado torrente.

ÍNDICE
INTODUCCIÓN IX
I. La época del discurso XI
II. Arquías XIII
III. Estilo del discurso XVII
IV. Autenticidad del discurso XVIII
V. Análisis del discurso XIX
VI. Precedentes del caso de Arquías XXI
VII. El caso de Arquías XXVIII
VIII. Importancia del discurso XXXI
IX. «Humanitas» XXXIII
X. El texto XLII
XI. Bibliografía XLIV
PRO A. LICINIO ARCHIA POETA ORATIO: Texto y notas 1

Chiste griego


Sueño

Αν δεις στον ύπνο σου να πίνεις γάλα, το όνειρό σου είναι πολύ καλό. Σημαίνει πως έχεις μέσα σου μια ατέλειωτη εσωτερική δύναμη, γεμάτη πάθος και δίψα για μια ωραία ζωή.

Refrán

Ξύδι χαρισμένο, είναι πιο γλυκό από το μέλι.

martes, 27 de abril de 2010

Libro



Porfirio, La gruta de las ninfas. Carta a Marcela.
Intr., trad. y notas de M. Periago Lorente. Madrid, Ediciones Clásicas, 1992. VIII+112 páginas. ISBN 84-7882-041-8.

El contenido y temática de La gruta de las ninfas, analizando sus aspectos más relevantes, se puede resumir de la siguiente manera:
-Descripción de la gruta y planteamiento de su significación, tanto de los objetos que en ella se encuentran como del entorno ambiental y accesos. Testimonio sobre su existencia (caps. 1-4).
-Simbolismo de la gruta. Símbolo del universo, en primer lugar, en el sentido de que la roca (componente de la gruta) se funde con la tierra, siendo su parte más dura y pesada (cap. 5). En segundo lugar, la gruta es también, por su obscuridad y tenebrosidad, un símbolo de las potencias ocultas (caps. 6 y 7).
-La gruta está consagrada a las ninfas Náyades que, para Porfirio, son también las almas que bajan a encarnarse (caps. 8-10), si bien la humedad de las aguas de las grutas representa un peligro, para las almas, de caída en la carne (caps. 11 y 12).
-En cuanto a las crateras y ánforas que hay en el interior de la gruta, son un símbolo del dios Dioniso, por tratarse de objetos de cerámica (cap. 13).
-También, en el interior de la gruta, las ninfas tejen sus mantos de púrpura en telares de piedra; con ello simbolizan la elaboración de sus propios cuerpos, como si crearan la carne en torno a los huesos. La púrpura, a su vez, simboliza la sangre (cap. 14).
-También en la gruta, las abejas, que son igualmente almas, elaboran sus panales en ánforas de piedra y su producto, la miel, simboliza la dulzura y el placer; como almas que son, sienten su mayor placer en la encarnación (caps. 15-19).
-La gruta es un templo de los dioses y sus accesos las dos puertas del cielo, según entienden Numenio y Cronio, representadas en los trópicos de Cáncer y Capricornio (caps. 20-22).
-Costumbres de romanos y egipcios relacionadas con estas puertas (caps. 23 y 24).
-Relación de las almas con los vientos Bóreas y Noto (caps. 25 y 26).
-Se insiste en la simbología de los accesos a la gruta, precisando que el del mediodía (Noto) es el de los Inmortales; también, en el movimiento de las almas entre el cielo y la tierra. Se concluye que la doble puerta es el símbolo universal de la naturaleza (caps. 27-31).
-El olivo plantado junto a la gruta se relaciona con Atenea y es, por tanto, un símbolo de la sabiduría (caps. 32 y 33).
-Por último, Ulises, de acuerdo con el sentir de Numenio, representa la imagen del hombre prudente que consigue la purificación de sus faltas sentándose junto al olivo (caps. 34 y 35).
-Acaba la obra con la reflexión que se hace el autor de la existencia de unas realidades para justificar la ficción (cap. 36).

Temas que componen la Carta a Marcela:
-Consuela el autor a Marcela, su esposa, de la maledicencia de sus conciudadanos (cap. 1), a la vez que justifica su decisión de haberla tomado por esposa (caps. 2 y 3) y lamenta la circunstancia de tener que continuar alejado de ella (cap. 4), razón por la que le hace una serie de recomendaciones (cap. 5).
-Insiste en ellas, proponiéndole la razón como
guía en su desamparo (cap. 6), que debe soportar también asumiendo las fatigas con resignación (cap. 7) y con el abandono de la pasión por la adopción de la recta filosofía (cap. 8), porque la pasión puede ser incluso el origen de muchas enfermedades (cap. 9).
-Aun en la ausencia, es posible la unión, aconseja Porfirio, con el recogimiento en sí misma, dentro de un estado de pureza y de renuncia al cuerpo (cap. 10).
-Propone que el hombre sensato honre a la divinidad con su pensamiento, pues sólo ella está presente en todos nuestros actos, reflejándose, como en un espejo, en la misma la inteligencia del hombre sensato (caps.
11-13).
-Pero también, sentencia Porfirio, a un alma y a una inteligencia puras deben acompañarle también unas palabras puras (caps. 14 y 15).
-Insiste en que debe haber una asimilación de la inteligencia a la divinidad (cap. 16), a la que hay que honrar especialmente con la piedad y ello debe hacerse al modo tradicional (caps. 17 y 18), adecuando nuestra mente a ella (cap. 19).
-Asegura que Dios está presente en toda acción que emprenda el alma, y ésta no podrá olvidarse de Él, salvo que un demon malvado introduzca en ella el olvido (caps. 20 y 21).
-Critica a los que no creen en los dioses (cap. 22). Por otra parte, afirma que sólo se puede honrar a los dioses con la virtud y la prudencia, porque no hacerlo así sería una irracionalidad contraria a la divinidad (cap. 23).
-Los responsables de nuestras desgracias somos nosotros mismos y es necesaria la «conversión» hacia Dios (cap. 24).
-Ofrece Porfirio, a continuación, un estudio de las tres leyes: la ley divina, la ley natural y la ley convencional (caps. 25-27), debiendo adoptarse un modo de vida natural, al margen de los placeres, como prescribieron los dioses (cap. 28).
-Recomienda Porfirio también que, ante nuestras (desdichas, busquemos nuestra propia identidad, ya que no puede ser la carne responsable de ello (caps. 29 y 30); y que se adopte la filosofía, que es la que realmente elimina las pasiones (cap. 31). Todas estas últimas recomendaciones pertenecen a la ley natural, mientras que la ley divina, según sus palabras, «resuena en el libro puro del pensamiento» (cap. 32).
-Es necesario despojarse de todo lastre y, en estado de desnudez, podremos presentamos ante Dios, sin las ataduras del cuerpo (cap. 33), cuyo dominio es lo más importante (cap. 34).
-Por último recomienda a su esposa dominar la cólera y ser indulgente con los criados.

ÍNDICE
Introducción 1
La gruta de las ninfas 1
I. Porfirio y la tradición alegórica griega 1
II. La gruta de las ninfas 4
A) Fuentes 5
B) Análisis y contenido de la obra 6
C) Texto y ediciones 8
D) Traducciones 10
III. Bibliografía 12
Carta a Marcela 15
I. Motivación de la Carta a Marcela 15
II. Diversa temática de la Carta a Marcela 16
III. Análisis y contenido de la obra 18
IV. Texto, Ediciones y Traducciones 21
V. Bibliografía 22
La gruta de las ninfas: traducción 31
Carta a Marcela: traducción 61
Índice de nombres 109

Chiste griego


Sueño

Αν δεις στον ύπνο σου πουλί ή πολλά πουλιά να πετούν στον ουρανό, το όνειρό σου είναι πάρα πολύ καλό. Σημαίνει πως θα πραγματοποιηθούν όλα σου τα όνειρα και οι επιθυμίες.

Refrán

Εκείνος που αδικεί είναι πιο δυστυχισμένος από τον αδικούμενο.

lunes, 26 de abril de 2010

Libro



Manetti, Giannozzo, Vida de Sócrates
. Intr., texto y trad. de J. Bossini. Madrid, Ediciones Clásicas, 1994. 96 páginas. ISBN 84-7882-047-7.

Como ha afirmado Tomás Calvo, «Sócrates -su personalidad, su vida, su obra- constituye uno de los enigmas más apasionantes y más difíciles de penetrar de la historia de la humanidad. Puesto que nada dejó escrito, hemos de apoyamos exclusivamente en testimonios de otros autores».
El atractivo y la dificultad de este gran personaje han promovido la inquietud de numerosos estudiosos, en todas las épocas, que han hecho acopio de los datos y referencias que la tradición aportaba sobre Sócrates en época clásica; sin embargo, no existen apenas estudios en profundidad sobre su figura en otras etapas históricas.
El Renacimiento, con su vuelta a la Antigüedad Clásica y su afán erudito, fue una época especialmente propicia a esta clase de estudios. Así mismo, su concepción antropocéntrica del universo convirtió al hombre en el centro de su atención. Todos estos factores contribuyeron a la génesis de la Vita Socratis de Giannozzo Manetti.
La obra, de indudable interés, ha permanecido, prácticamente, olvidada, careciendo de traducción al castellano.
Ofrecemos aquí el texto de la Vita acompañado de traducción y notas, junto con un breve estudio de esta obra manettiana referido a su estructura retórica, que facilite su lectura y comprensión, haciendo evidente a la vez de qué modo se valió Manetti de los cánones de la biografía antigua para la reconstrucción de la figura de Sócrates.

ÍNDICE
Presentación y objetivos 9
Introducción 11
1. El autor 11
2. La Vida de Sócrates 15
3. Análisis retórico de la Vita Socratis 19
4. El texto 23
Texto y traducción 27
I. Giannozzi Manetti Vita Socratis Philosophi, ad Alfonsum, Aragonum regem, incipit feliciter 28
Primera parte
Comienza felizmente la vida de Sócrates de Giannozzo Manetti, en honor de Alfonso, rey de Aragón 29
II 56
Segunda parte 57
III 78
Tercera parte 79
Bibliografía 93

Chiste griego


Sueño

Αν δείτε πως ανακαινίζετε και διακοσμείτε το σπίτι σας, εἰστε δυσαρεστημένος με την κακή συμπεριφορά συγγενούς σας.

Refrán

Ό,τι γράφει η μοίρα ποτέ δεν ξεγράφει.

domingo, 25 de abril de 2010

Libro



Tucídides, Historia de la guerra del Peloponeso
. Libro II. Texto gr., comentario y notas de J.M. Pabón. Madrid, Ediciones Clásicas, 1991. 176 páginas. ISBN 84-7882-025-6.

SUMARIO
l. Empieza la narración de la guerra del Peloponeso.
2. Entrada furtiva de los tebanos en Platea.
3. Resuelven los plateos resistir.
4. Derrota y rendición de los tebanos.
5. Tratos de los plateos con el grueso del ejército tebano que venía en socorro de los suyos. Matanza de los prisioneros tebanos.
6. Tratos de los plateos con Atenas en relación con lo ocurrido.
7. Atenienses y lacedemonios se preparan para la guerra ya inevitable.
8. Estado de los ánimos en Grecia en vísperas de la lucha.
9. Aliados con que contaba cada una de las partes.
10. El ejército de los peloponesios se congrega en el Istmo.
11. Alocución de Arquidamo, rey de Esparta, jefe del ejército aliado.
12. Últimos intentos de avenencia.
13. Precauciones de Pericles. Sus consejos a los atenienses. Su exposición de los recursos financieros y militares de Atenas.
14. Concentración de los atenienses en la ciudad.
15. Digresión sobre la evolución política del Ática.
16. Pesadumbre de la población del Ática al abandonar sus campos.
17. Instalación de los inmigrados en la ciudad. Expedición naval.
18. Ataque de los peloponesios al burgo de Enoa. Acusaciones contra Arquidamo.
19. Penetración en el Ática. Los peloponesios acampan frente a Acamas.
20. Pensamiento de Arquidamo al poner allí el campo.
21. Variedad de opiniones y agitación en Atenas. Acusaciones contra Pericles.
22. Pericles mantiene su criterio y actitud. Combate de caballería.
2~. Devastaciones en el Ática. Expedición naval de los atenienses. Retirada de los peloponesios.
24. Medidas de precaución de los atenienses.
25. La armada ateniense en excursión por las costas del Peloponeso.
26. Otra expedición naval contra la Lócride.
27. Expulsión de los eginetas de su isla. Son acogidos por los lacedemonios.
28. Eclipse de sol.
29. Los atenienses buscan la alianza de Sitalces, rey de los tracios, hijo de Teres. Este Teres nada tiene que ver con Tereo el de la leyenda. Sitalces y Perdicas, rey de Macedonia, aliados de Atenas.
30. Nuevas empresas de la armada ateniense que daba la vuelta al Peloponeso.
3 l. Expedición terrestre de los atenienses conlra la Megáride.
32. Fortificación de la isla de Atalanta.
33. Expedición de la armada corintia a Acarnania y Cefalenia.
34. Exequias en Atenas de los muertos en el primer año de la guerra.
35. Comienza el discurso fúnebre de Pericles. Expone las dificultades de su cometido.
36. Recuerdo de los antepasados. Propone el orador el plan de su discurso.
37. Elogio de la constitución política de Atenas y de la libertad de que gozan sus ciudadanos.
38. Disfrutes de la vida ateniense.
39. Los atenienses más abiertos y menos severos y duros en su vida que sus contrarios, no, por ello, son inferiores a éstos en la guerra.
40. Inteligencia y gusto de los atenienses. Sus actividades privadas y públicas. El conocimiento y discusión de los asuntos políticos no les entorpece la acción.
41. Generosidad de conducta de los atenienses.
42. Resumen de las excelencias de Atenas reveladas en sus efectos. Paso al elogio de los que murieron por ella.
43. Exhortación a los supervivientes para que imiten a aquéllos.
44. Consuelos a los padres de los que perdieron su vida por la patria.
45. Alocución a los hijos, a los hermanos ya las viudas de los muertos.
46. La ciudad se encargará de mantener a los niños, hijos de los que murieron por ella. Terminación del discurso.
47. Fin del primer año de guerra. Segunda irrupción de los peloponenses en el Ática. Estalla la peste en Atenas.
48. Supuestos comienzos de la epidemia. Tucídides la va a describir, sin entrar en sus causas.
49. Proceso y efectos de la enfermedad en el cuerpo de los atacados.
50. Carácter singular de la afección.
51. Gran mortandad causada por la peste. Contagio. Desfallecimiento general.
52. La aglomeración causada por los inmigrados agrava la calamidad. Relajamiento producido por ésta.
53. Se extiende la ansiedad del goce del momento con desprecio de las leyes divinas y humanas.
54. Sobre un antiguo oráculo que se quiere relacionar con la peste.
55. Los peloponenses llegan hasta Laurión. Pericles mantiene su criterio respecto a la guerra.
56. Expedición naval ateniense contra el Peloponeso.
57. Los peloponenses se retiran del Ática.
58. Desgraciada expedición de los atenienses contra los calcidios de Tracia y la ciudad de Potidea.
59. Arrecian las inculpaciones contra Pericles.
60. Empieza el discurso de Pericles en propia defensa. Expone éste su deseo del bien común y las cualidades con que cuenta para promoverlo.
61. Los atenienses deben sufrir sus contrariedades con entereza y dignidad.
62. Razones que tienen para no abatirse ni perder la confianza.
63. Necesidad de dar ayuda a la patria. Rechaza a los pusilánimes dispuestos a entregarla.
64. Excita la fe en la supervivencia de la gloria de Atenas.
65. Actitud de los atenienses para con Pericles después de este discurso. Juicio sobre Pericles: sus dotes de previsión y prudencia en relación con la guerra.
66. Expedición de los lacedemonios contra Zacinto.
67. Embajadores peloponesios entregados a los atenienses y ejecutados por éstos.
68. Los atenienses socorren a Argos de Anfiloquia contra los ambraciotas.
69. Nuevas expediciones navales de los atenienses.
70. Los de Potidea entregan por pacto su ciudad a los atenienses que la cercan. Fin del segundo año de guerra.
71. Los peloponesios en su nueva expedición se dirigen contra. Platea. Protesta de los plateos.
72. Réplica de Arquidamo y contrarréplica de los plateos. Propuesta de Arquidamo a éstos.
73. Consulta de los plateos a los atenienses. Contestación de éstos.
74. Decisión de los plateos. Invocación de Arquidamo a los dioses de Platea.
75. Arquidamo se dispone al ataque. Construcción de un terraplén: los plateos elevan a su vez sus murallas.
76. Construcciones y destrucciones de atacantes y atacados.
77. Los peloponesios intentan incendiar Platea.
78. Los peloponesios, fracasados en sus ataques, se deciden al asedio.
79. Ataque desgraciado de los atenienses contra los calcidios de Tracia y los botieos.
80. Expedición de los lacedemonios y sus aliados contra Acarnania bajo el mando de Cnemo.
81. Marcha contra la ciudad de Estrato: su fracaso.
82. Retirada de Cnemo con su ejército.
83. Se prepara un combate naval entre las escuadras ateniense y la de Corinto y sus aliados a la salida del golfo de este nombre.
84. Victoria de los atenienses.
85. La escuadra lacedemonia reforzada se dispone a un nuevo combate. Formión, que manda las naves de Atenas, pide refuerzos que no le llegan.
86. Las dos armadas fondean una frente a otra.
87. Arenga de los jefes peloponesios: tratan de anular los efectos de la derrota anterior y de convencer a los suyos con razones de confianza.
88. Formión resuelve también hablar a los marinos atenienses en los que ha hecho presa el terror.
89. Arenga de Formión: razones para no temer la superioridad numérica de la escuadra enemiga. Carácter decisivo de la batalla que va a darse.
90. Ardid de los peloponesios. Victoria inicial de su escuadra.
91. Un accidente imprevisto desconcierta a la armada vencedora.
92. Reacción de las naves atenienses que escaparon a la primera derrota. Ambas escuadras se retiran a puerto.
93. Proyecto de atacar al Pireo. Ataque a Salamina.
94. Los atenienses acuden precipitadamente en socorro de la isla. Retirada de los peloponesios.
95. Expedición de Sitalces, rey de los tracios contra Perdicas de Macedonia: sus motivos.
96. Gentes que levanta Sitalces: límites de su imperio.
97. Extensión, recursos y fuerza del imperio de los tracios ódrisas.
98. Marcha de Sitalces hacia Macedonia: se aumenta su ejército.
99. Origen y crecimiento del reino de Macedonia.
100. Conquistas del ejército tracio en Macedonia: leve resistencia de los macedonios.
101. Miedo que suscita entre bárbaros y griegos la expedición de Sitalces. Retirada de éste.
102. Expedición de Formión a Acarnania. Digresión sobre las islas Equínades y la leyenda de Alcmeón.
103. Retirada de Formión a Atenas. Fin del tercer año de guerra.

Chiste griego


Sueño

Αν δεις στον ύπνο σου παπά, σημαίνει ότι κάτι δεν πάει καλά στη ζωή σου και πρέπει να προσέξεις πολύ.

Refrán

Τον μεθυσμένο μην τον σπρώχνεις, μόνος του θα πέσει.

sábado, 24 de abril de 2010

Libro



Ley de las Doce Tablas
. Intr., ed. crítica, trad. e index verborum por A. Ruiz Castellanos. Madrid, Ediciones Clásicas, 1991. XIV+148 páginas. ISBN 84-7882-042-6.

Quiero poner a disposición de los estudiosos de Historia Antigua, Instituciones y Cultura Clásica, Derecho Romano y Comparado, y Filología Clásica, estos fragmentos que constituyen el fundamento del derecho civil romano, la ley que siempre estuvo en la mente de los jurisconsultos romanos como el esquema organizador de su sistema legal. He procurado hacer un trabajo interdisciplinar, que no simplemente sirviera a los estudiosos de las diversas disciplinas, sino que además les aportara a los estudiosos de una, las perspectivas de las otras, con el objeto de conseguir una visión más comprometida y critica a la vez: El jurista puede ver comprometida la doctrina por una conjetura del filólogo. Y a la inversa, el filólogo debe ser consciente de su responsabilidad en la interpretación de textos que tienen una gran trascendencia institucional.
Desde luego es una aventura proponerse editar, traducir y comentar la Ley de las Doce Tablas. No pretendo haber solventado lo que la crítica textual nunca ha podido: restituir el texto de la Ley tal cual; tan sólo quiero proporcionarle al lector, aunque sea de forma aproximada, el auténtico contenido, y en lo que cabe, el tenor de dicha ley; no pretendo tampoco aportar exhaustivamente todas las alusiones e interpretaciones que la tradición, totalmente indirecta, ha dado de la Lex XII tabularum, sino tan sólo la formulación que parece más textual en cada caso; no obstante, siempre se aludirá al menos, a las restantes versiones, o a las más importantes, de cada artículo.

ÍNDICE
Presentación IX
Objetivos XIII
Introducción 1
Introducción histórica 1
Autenticidad e integridad del texto de la Lex Duodecim Tabularum 9
Características lingüísticas 14
Observaciones sobre la edición 25
Fuentes principales 28
Convenciones gráficas 31
Notas 32
Bibliografía 34
Texto de la Ley de las Doce Tablas 55
Comentario 101
Derecho Procesal 101
Tabla I: el procedimiento de la legis actio 101
Tabla II: actuaciones 108
Tabla III: ejecución de la sentencia 110
Derecho civil. Instituciones y obligaciones 113
Tabla IV: la patria potestad 113
Tabla V: derechos de sucesión y tutela 115
Tabla VI: compraventas y demás tipos de acceso a la propiedad 117
Tabla VII: sobre las fincas 121
Derecho penal 122
Tabla VIII: injurias 122
Tabla IX: derecho del Estado 131
Tabla X: derecho religioso 133
Las dos últimas tablas iniquarum legum 136
Tabla XI 136
Tabla XII 137
Fragmenta incertae sedis 137
Index verborum 139

Chiste griego


Sueño

Αν δεις στον ύπνο σου ερημιά ή απέραντη έρημος όλο άμμος και τίποτε άλλο, σημαίνει ότι κάτι σε απασχολεί, και χρειάζει ψυχική αναγέννηση για να ξεφύγεις από την ρουτίνα και την καθημερινότητα της ζωής.

Refrán

Περπάτα στραβά, μα μίλα ίσια.

viernes, 23 de abril de 2010

Libro



Cervantes Saavedra, Miguel de, El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha
. Edición, introducción e índices de Alfonso Martínez Díez. Madrid, Ediciones del Orto, 400 páginas. ISBN 84-7923-357-5.

Puede parecer de difícil justificación el aventurarse a ofrecer una nueva edición de un texto que con tanto éxito de lectores salió a la luz pública en los primeros meses del año 1605: El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha, compuesto por Miguel de Ceruantes Saauedra. Máxime, en un año como este de 2005, en el que, con motivo del IV Centenario de su aparición, se han realizado tiradas millonarias que han tratado de difundir la obra como si fuesen los confetis de la efeméride gestionada por toda una Sociedad Anónima estatal denominada “Don Qijote de la Mancha 2005”.
Pero, como punto de partida, si queremos ser rigurosos con el singular acontecimiento que celebramos, se nos muestra incongruente la constante impresión conjunta de otra obra diferente que ha de esperar aún diez años, hasta el 2015, para cumplir los cuatrocientos. Como quiera que, desde una óptica científica, consideramos un craso error confundir cantidad con calidad, nos vemos obligados a matizar un tanto el triunfalismo de tanto dispendio y/o negocio económico, que tampoco se sostiene desde una perspectiva histórica y estética.
En efecto, la tipología de ediciones, antologías y estudios de los más variados contenidos se reduce actualmente a un modelo único en cuanto al texto cervantino que presentan. Se trata de un texto normalizado conseguido mediante la aplicación retroactiva de las normas ortográficas y gramaticales con las que la RAE limpia, fija y da esplendor a nuestra lengua en los inicios del siglo XXI.
Aplicación retroactiva de normas, un escándalo metodológico y jurídico. Mediante este procedimiento se ha conseguido sin duda un envidiable horizonte de divulgación en muchos casos, pero se priva a muchos lectores exigentes del placer de poder investigar multitud de aspectos de toda índole. Y lo peor del caso, es que en muchas ocasiones también se echa mano como justificación de un juicio de intenciones por el que Cervantes, arropado con las en el fondo inconfesables razones de cierta retórica ecdótica moderna, es hecho cómplice de tamaños dislates.

ÍNDICE
Introducción 9*
Portada I
Tassa II
Testimonio de las Erratas II
EL REY III
Al Duque de Bejar, Marques de Gibraleon, Conde de Benalcaçar, y Bañares, Vizconde de la Puebla de Alcozer, Señor de las villas de Capilla, Curiel, y Burguillos IV
Prologo VII
Al libro de don Quixote de la Mancha, Vrganda la desconocida XII
Amadis de Gaula, a don Quixote de la Mancha. Soneto XIV
Don Belianis de Grecia, a don Quixote de la Mancha. Soneto XIV
La señora Oriana, a Dulzinea del Toboso. Soneto XV
Gandalin escudero de Amadis de Gaula, a Sancho Pança, escudero de don Quixote. Soneto XV
Del donoso Poeta entreverado, a Sancho Pança y Rozinante. XVI
A Rozinante XVI
Orlando furioso a don Quixote de la Mancha. Soneto XVI
El cauallero del Febo, a don Quixote de la Mancha. Soneto XVII
De Solisdan, a don Quixote de la Mancha. Soneto XVII
Dialogo entre Babieca, y Rocinante. Soneto XVIII
PRIMERA PARTE DEL INGENIOSO hidalgo don Quixote de la Mancha 1
Capitulo Primero. Que trata de la condicion, y exercicio del famoso hidalgo don Quixote de la Mancha 1
Cap. II. Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quixote 4
Cap. III. Donde se cuenta la graciosa manera que tuuo don Quixote en armarse cauallero 9
Cap. IIII. De lo que le sucedio a nuestro cauallero quando salio de la venta 13
Cap. V. Donde se prosigue la narracion de la desgracia de nuestro cauallero 17
Cap. VI. Del donoso, y grande escrutinio que el cura, y el barbero hizieron, en la libreria de nuestro ingenioso hidalgo 20
Cap. VII. De la segunda salida de nuestro buen cauallere, don Quixote de la Mancha 25
Cap. VIII. Del buen sucesso que el valeroso don Quixote tuuo en la espantable, y jamas imaginada auentura de los molinos de viento, con otros sucessos dignos de felice recordacion 28
SEGVNDA PARTE DEL INGENIOSO hidalgo don Quixote de la Mancha 35
Cap. IX. Donde se concluye y da fin a la estupenda batalla que el gallardo Vizcayno, y el valiente Manchego tuuieron 35
Cap. X. De lo que mas le auino a don Quixote con el Vizcayno, y del peligro en que se vio con vna turba de Iangueses 39
Cap. XI. De lo que le sucedio a don Quixote con vnos cabreros 42
Cap. XII. De lo que contó vn cabrero a los que estauan con don Quixote 47
Cap. XIII. Donde se da fin al cuento de la pastora Marcela, con otros sucesos. 52
Cap. XIIII. Donde se ponen los versos desesperados del difunto pastor, con otros no esperados sucessos 58
TERCERA PARTE DEL INGENIOSO hidalgo don Quixote de la Mancha 66
Cap. XV. Donde se cuenta la desgraciada auentura que se topó don Quixote, en topar con vnos desalmados Iangueses 66
Cap. XVI. De lo que le sucedio al ingenioso hidalgo en la venta, que el imaginaua ser castillo. 71
Cap. XVII. Donde se prosiguen los innumerables trabajos que el brauo don Quixote, y su buen escudero Sancho Pança passaron en la venta, que por su mal penso que era castillo. 76
Cap. XVIII. Donde se cuentan las razones que passo Sancho Pança con su señor don Quixote, con otras auenturas dignas de ser contadas. 82
Cap. XIX. De las discretas razones que Sancho passaua con su amo, y de la auentura que le sucedio con vn cuerpo muerto, con otros acontecimientos famosos 89
Cap. XX. De la jamas vista ni oyda auentura que con mas poco peligro fue acabada de famoso cauallero en el mundo, como la que acabó el valeroso don Quixote de la Mancha. 94
Cap. XXI. Que trata de la alta auentura y rica ganancia del yelmo de Mambrino, con otras cosas sucedidas a nuestro inuencible cauallero. 104
Cap. XXII. De la libertad que dio don Quixote a muchos desdichados, que mal de su grado los lleuauan, donde no quisieran yr. 111
Cap. XXIII. De lo que le acontecio al famoso don Quixote en Sierra Morena, que fue vna de las mas raras auenturas que en esta verdadera historia se cuentan. 118
Cap. XXIIII. Donde se prosigue la auentura de la Sierra Morena. 126
Cap. XXV. Que trata de las estrañas cosas que en Sierra Morena sucedieron al valiente cauallero de la Mancha: y de la imitacion que hizo a la penitencia de Beltenebros. 132
Cap. XXVI. Donde se prosiguen las finezas que de enamorado hizo don Quixote en Sierra Morena. 144
Cap. XXVII. De como salieron con su intencion, el cura y el barbero, con otras cosas dignas de que se cuenten en esta grande historia. 149
QVARTA PARTE DEL INGENIOSO hidalgo don Quixote de la Mancha 163
Cap. XXVIII. Que trata de la nueua, y agradable aventura que al Cura, y Barbero sucedio en la mesma Sierra 163
Cap. XXIX. Que trata de la discordia de la hermosa Dorotea, con otras cosas de mucho gusto y passatiempo 173
Cap. XXX. Que trata del gracioso artificio, y orden que se tuuo en sacar a nuestro enamorado cauallero de la asperissima penitencia en que se auia puesto 182
Cap. XXXI. De los sabrosos razonamientos que passaron entre don Quixote, y Sancho Pança su escudero: con otros sucessos 188
Cap. XXXII. Que trata de lo que sucedio en la venta a toda la quadrilla de don Quixote 195
Cap. XXXIII. Donde se cuenta la nouela del Curioso impertinente 199
Cap. XXXIIII. Donde se prosigue la nouela del curioso impertinente 213
Cap. XXXV. Donde se da fin a la nouela del Curioso impertinente 227
Cap. XXXVI. Que trata de la braua, y descomunal batalla que don Quixote tuuo con vnos cueros de vino tinto, con otros raros sucessos que en la venta le sucedieron 233
Cap. XXXVII. Que trata donde se prosigue la historia de la famosa Infanta Micomicona, con otras graciosas auenturas 240
Cap. XXXVIII. Que trata del curioso discurso que hizo don Quixote, de las armas, y las letras 247
Cap. XXXIX. Donde el cautiuo cuenta su vida, y sucessos 250
Cap. XL. Donde se prosigue la historia del cautiuo 256
Cap. XLI. Donde toda via prosigue el cautiuo su sucesso 264
Capit. XLII. Que trata de lo que mas sucedio en la venta, y de otras muchas cosas dignas de saberse 278
283
Cap. XLIIII. Donde se prosiguen los inauditos sucessos de la venta 291
Cap. XXXV. Donde se acaba de aueriguar la duda del yelmo de Mambrino, y de la albarda, y otras auenturas sucedidas, con toda verdad 296
Capit. XLVI. De la notable auentura de los quadrilleros, y la gran ferocidad de nuestro buen cauallero don Quixote 302
Capit. XLVII. Del estraño modo con que fue encantado don Quixote de la Mancha, con otros famosos sucessos 307
Cap. XLVIII. Donde prosigue el Canonigo la materia de los libros de cauallerias: con otras cosas dignas de su ingenio 314
Cap. XLIX. Donde se trata del discreto coloquio que Sancho Pança tuuo con su señor don Quixote 320
Cap. L. De las discretas altercaciones que don Quixote, y el Canonigo tuuieron, con otros sucessos 325
Cap. LI. Que trata de lo que contò el cabrero, a todos los que lleuauan a don Quixote 329
Cap. LII. De la pendencia que don Quixote tuuo con el cabrero, con la rara auentura de los deceplinantes, a quien dio felice fin a costa de su sudor 333
TABLA DE LOS Capitulos que contiene esta famosa Historia del valeroso cauallero don don Quijote de la Mancha 343
ÍNDICE ALFABÉTICO DE NOMBRES PROPIOS 347

Chiste griego


Sueño

Αν δεις στον ύπνο σου καβαλάρη, είτε είσαι εσύ καβαλάρης, είτε κάποιο άγνωστο άτομο, το όνειρό σου είναι πάρα πολύ καλό. Σημαίνει μεγάλα κέρδη και πολλές επιτυχίες στη ζωή σου.

Refrán

Από μικρό και από τρελό μαθαίνεις την αλήθεια.

jueves, 22 de abril de 2010

Libro



J. M. Torres Prieto, Los Padres de la Iglesia
, Madrid, Ediciones del Orto, 2000, 96 páginas [Biblioteca de las Religiones, nº 7]. ISBN 84-7923-225-0.

Se alude con esta denominación a los escritores de la antigüedad cristiana reconocidos por la Iglesia como testimonios de su doctrina. Pero, ¿a qué se debe el término «padres»?; evidentemente no hace referencia a su función biológica, sino que se trata de una alusión metafórica. En el ámbito de la Biblia y del cristianismo primitivo se llamaba «padre» al maestro. Se le consideraba el artífice de la personalidad de sus alumnos, y por tanto podía ser llamado con pleno derecho padre y ellos serian sus «hijos» espirituales. Los ejemplos al respecto son abundantes y se remontan a la Biblia y a los primeros autores cristianos. Así, S. Pablo (1 Cor. 4-15) escribe: «Pues, aunque tengáis diez mil preceptores en Cristo, sin embargo no tenéis muchos padres, porque yo os engendré en Cristo Jesús por medio del Evangelio»; Ireneo (Adv. haer. 4, 41,2) afirma: «Quien ha sido enseñado por otro es llamado hijo del maestro y éste su padre»; y Clemente de Alejandría (Strom. 1,1,2-2,1) dice: «Las palabras son hijas del alma. Por eso llamamos padres a los que nos han instruido..., y todo el que es instruido es, en cuanto a su dependencia, hijo de su maestro».
En la antigüedad cristiana la tarea "de enseñar recaía sobre los obispos; por ese motivo se les aplicó primeramente a ellos el título de padres. En el año 155, al obispo Policarpo de Esmirna le designaban con desprecio paganos y judíos como «el doctor de Asia, el padre de los cristianos» (Mart. Poly., 12,2); en la carta de los mártires de Lyón al obispo de Roma (177-78) éste es distinguido con el título de Páter Eléuzere (Eus. Hist., 5,4,2); el obispo Alejandro de Jerusalén denomina también a sus maestros «padres» (Eus. Hist., 6,14,4); en torno al 251 el obispo Cipriano recibía cartas encabezadas por: Cypriano Papae (Cypr., Ep. 30,31,36). Con posterioridad fueron aumentando los testimonios acerca del uso de ese término, cuyo mayor desarrollo se produjo en el s. IV.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
II. LOS PADRES DE LA IGLESIA 11
1. El concepto de «Padres» 12
2. La lengua de los Padres 16
3. La Patrología. Definición e Historia 18
4. Los nombres propios. Algunos apuntes biográficos: Introducción 21
5. Los Padres Orientales 22
-Atanasio 22
-Basilio de Cesarea 25
-Gregorio de Nacianzo 28
-Juan Crisóstomo 31
6. Los Padres Occidentales 34
-Ambrosio de Milán 34
-Jerónimo 37
-AgustíndeHipona 40
-Gregorio Magno 44
7. Los Padres hispanos 47
-Gregorio de Elvira 47
-Orosio 48
-Martín de Braga 49
-Isidoro de Sevilla 50
III. SELECCIÓNDETEXTOS 53
IV. BIBLIOGRAFÍA 91

Chiste griego


Sueño

Αν δείτε πως υπάρχει γίδα στο σπίτι σας, πρέπει να περιορίσετε τα έξοδα και τις σπατάλες. Αν τρώτε γίδα, όλα τα οικονομικά σας προβλήμα θα ξεπεραστούν.

Refrán

Από ζουρλό και μεθυστή μαθαίνεις την αλήθεια.

miércoles, 21 de abril de 2010

Libro



Pselo, Miguel, Opúsculos. (Carta a Juan Jifilino. El Elogio del vino. «Cornudo». Sobre las actividades de los demonios)
. Intr., trad. y notas de J. Curbera. Madrid, Ediciones Clásicas, 1991. VIII+124 páginas. ISBN 84-7882-028-0.

Miguel Pselo fue hombre de inmensa erudición. Leía y releía insaciablemente y llegó a ser el primer conocedor de la antigüedad helénica, temida y despreciada por muchos. Sus intereses fueron ilimitados y versátil es, si bien es cierto que a la universalidad de sus intereses no siempre les acompañó la profundidad. Estudió con especial interés astronomía, medicina, geometría, música, matemáticas, geografía, jurisprudencia, alquimia, demonología, teurgia, teología, gramática, literatura. Su cultura clásica era formidable: había leído con celo a Arquíloco, Safo, los Himnos Órficos, Tucídides, los trágicos, Platón, Lisias, Demóstenes, Isócrates, Menandro, Plutarco y, por encima de todos, a Homero, que comentó y citaba continuamente en sus obras. Por otra parte, pudo leer obras hoy perdidas para nosotros: Menandro, los primeros libros de Ateneo (hoy sólo conocidos por epítomes), Longino o el oscuro cronógrafo Julio Africano entre otros. Le interesó la terminología científica, del derecho o la medicina, y en ocasiones la tradujo a un lenguaje más comprensible. Comúnmente le fueron aplicados títulos como «el muy sabio y honorable Pselo» (ho pansophótatos kai timiótatos Psellós) o «el más excelente filósofo» (ho panypértatos philósophos).
Ya antes de entregarse a la política practicó felizmente la enseñanza y su escuela pronto adquirió renombre.

INDICE
Introducción 1
1. El renacimiento bizantino del S. XI 1
2. Vida de Pselo 3
3. Carácter 6
4. El sabio. El profesor 8
5. El humanista. El filósofo 10
6. Pselo y el ocultismo 12
7. Lengua y estilo 15
8. Influjo e importancia 17
9.0bras 18
10. Nuestra selección 22
Carta a Juan Jifilino 23
Elogio del vino 26
Sobre la expresión «cornudo» 28
Sobre la actividad de los demonios 31
1. Los herejes 31
2. La demonología de Pselo 34
3. Autoría de la obra 36
4. Fecha de composición .38
5. Fortuna de la obra 39
11. La presente traducción 41
Notas 43
Opúsculos 49
Carta a Juan Jifilino 51
Elogio del vino 65
Sobre la expresión «cornudo» 75
Sobre la actividad de los demonios 79
Notas 111
Bibliografía 119
1. Ediciones 119
2. Obras sobre Pselo 121
I. El renacimiento del siglo XI. 121
II. La figura de Miguel Pselo 122
III. Pselo filósofo 122
IV. Pselo y el ocultismo 123
V. Lengua y estilo 123

Chiste griego




Sueño

Αν δείτε στον ύπνο σας πως ημερώνετε ένα ζώο, το όνειρο σημαίνει πως οι προσπάθειές σας για έναν σημαντικό σκοπό θα έχουν επιτυχία.

Refrán

Πάρε γνώση από πολλούς και συμβουλή από έναν.

martes, 20 de abril de 2010

Libro



E. Gallud Jardiel, El hinduismo
, Madrid, Ediciones del Orto, 2000, 96 páginas [Biblioteca de las Religiones, nº 6]. ISBN 84-7923-224-2.

El hinduismo parte de la base de que todo lo que existe es una misma cosa. A ésta la denomina Brahman, el principio cósmico absoluto transcendente, neutro e impersonal, primera causa del universo. Es omnipotente, omnipresente, omnisciente, autocausado, autodependiente y autocontrolado. Es el espíritu único, la vida que vive en todos los seres. Cuando es percibido introspectivamente como esencia de nuestra existencia individual se llama âtman, lo que equivale al alma individual, la mónada espiritual. Esta alma individual es uno con el Brahman o Absoluto y sólo nuestra errónea percepción nos hace considerarla aparte. Este es el principio básico del monismo hindú. Al emplear conceptos dualistas para facilitar el entendimiento, pasa a hablarse de dos principios complementarios. En primer lugar está el purusha, que es la esencia masculina, el principio del ser u hombre primordial, de cuyo cuerpo salieron todos los seres creados. Es un principio pasivo y equivale al pensamiento abstracto del Absoluto. Se complementa con prakriti, la materia inicial, descrita como una potencia del Ser, no como una entidad independiente. Es inconsciente, productora, siempre activa e incesantemente sujeta a movimientos, cambios, modificaciones y transformaciones. Es una sustancia compuesta, constituida por tres cualidades o guna, denominadas bondad o sattva, pasión o rajas y tinieblas o famas. En la materia primordial estas tres cualidades están perfectamente equilibradas entre sí. Posteriormente se manifiesta en distintas proporciones todas las criaturas, lo que determina el carácter de cada una.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
II. EL HINDUISMO 9
1. Etapas 10
2. Conceptos filosóficos 13
3. Escuelas de pensamiento 21
4. Principales personalidades 27
5. Textos religiosos 33
6. El panteón védico 40
7. El panteón brahmánico 43
8. Las sectas 50
9. Ritual y tradiciones 52
III. ANTOLOGÍA DE TEXTOS 57
IV. BIBLIOGRAFÍA 9l

Chiste griego


Sueño

Αν δείτε πως βρίσκετε σε φωτεινή και μεγάλη αίθουσα, όλες οι επιθυμίες σας θα ευωδοθούν. Αν, αντίθετα, η αίθουσα είναι στενή και σκοτεινή, σας περιμένουν δυσκολίες.

Refrán

Η ανεκτικότητα είναι η γενναιότητα, και όχι η εκδίκηση.

lunes, 19 de abril de 2010

Libro



Salustio, Conjuración de Catilina
. Ed., pról. y notas de J.M. Pabón.Madrid, Ediciones Clásicas, 1991, 156 páginas. ISBN 84-7882-026-4.

Dejó, pues, la política y se dedicó a la historia; pero, ¿fueron exclusivamente sus desengaños en aquel orden los que determinaron su nueva ocupación?; o en otros términos, ¿fue Salustio un historiador de vocación que contrarió desde sus primeros años -como él nos dice- sus naturales inclinaciones para volver a ellas en la madurez, o un político que se metió a literato porque sus fracasos no le dejaban nada mejor que hacer? A nuestro parecer tuvo siempre el interés por las cosas pasadas, el deseo de penetrar en su naturaleza y sus causas, que es la cualidad fundamental del historiador. Lo prueban sus investigaciones en la Numidia y ciertos pasajes de sus obras de indudable sinceridad: “por lo que a mí toca -dice en La conjuración-, al leer y oír tantas ilustres hazañas como el pueblo romano ha llevado a cabo en paz y en guerra, así en la tierra como en el mar, ocurrióseme investigar cuál sería mayormente la causa que hizo posibles estas grandes cosas...; dando vueltas al asunto, me confirmaba en que todo lo había realizado la egregia fortaleza de unos cuantos ciudadanos”.
No menos sentidas parecen sus palabras cuando expresa el descontento de su vida pasada y la satisfacción con que vuelve a los estudios de que la perversa ambición le había apartado. Nos habla de calamidades y peripecias, y ciertamente que el fugitivo de Campania que, perseguido por los soldados, corre a refugiarse junto a César, da la bien conocida impresión del literato que dejó en mal hora sus estudios para hacer un triste papel en la política y en las armas.
Conforme al texto anteriormente citado, para Salustio lo principal en la Historia son los grandes hombres, los caracteres extraordinarios. A diferencia de Catón el Mayor, que por su menosprecio de lo individual ni siquiera se cuidaba de dar los nombres de sus personajes, Salustio gusta de penetrar en la conciencia de éstos, de escudriñar su alma, descubriendo allí .as y pasiones como fuente y origen de la acción histórica. Los resultados de la introspección nos los da reunidos en unos cuantos rasgos que constituyen el retrato: es una modalidad literaria que debió practicar ya en la escuela. Llega a parecer como si consciente de su maestría hiciera gala de ella; y, en efecto, nos ha dejado una serie de semblanzas que tienen más valor, por sí mismas, que por su necesidad en el relato. Tal sucede con las de Catón, César y Sempronia. Otro medio de dar a conocer a sus héroes es hacerles hablar insertando en la narración sus arengas y discursos: procedimiento también aprendido en la escuela, como que era común a todos los historiadores de la antigüedad. Salustio, conforme a la práctica ya confesada por Tucídides, se contenta con una cierta conformidad de pensamiento, cuando no es el discurso, desde el principio hasta el fin, una ficción más o menos verosímil. En retratos y oraciones se percibe más de una vez la huella de los ejercicios retóricos.

ÍNDICE
PRÓLOGO 5
De coniuratione Catilinae liber 29

Chiste griego


Sueño

Αν ο ουρανός είναι καθαρός με ήλιο να λάμπει, το όνειρο είναι καλό και σημαίνει ευτυχία, αν είναι στολιμένος μ’ αστρά, πάλι καλά να περιμένεις. Αν είναι συνεφιασμένος, σημαίνει πως θα σου συμβούν δυσάρεστα γεγόνοτα. Αν ανεβάσεις στον ουρανό και ανοίγεται για σένα, περίμενε πλούτo και τιμές.

Refrán

Είδε ο κουτσός κατήφορο και άρχισε να τρέχει.

domingo, 18 de abril de 2010

Libro



F. Díez de Velasco, Las nuevas religiones
, Madrid, Ediciones del Orto, 96 páginas [Biblioteca de las religiones, nº 5] ISBN 84-7923-223-4.

Intentar plantear de modo sintético una introducción al fascinante tema de las nuevas religiones es adentrarse en un difícil ejercicio de lectura de nuestro cambiante y diverso mundo actual. Se trata de un fenómeno de impacto global, que de todos modos tiene ámbitos privilegiados de manifestación. En Japón o Estados Unidos las nuevas religiones han tenido una historia dilatada (más que centenaria) y presentan un dinamismo que convierte cualquier tentativa de recensionarlas en una carrera sin meta. Su impacto en el resto de América y del Extremo Oriente, en el África subsahariana, Australia-Oceanía y Europa crece de modo general, mientras que en buena parte de los países musulmanes y en los que cuentan con una religión oficial su desarrollo es mucho menos notorio.
Son millares de nuevas religiones, con ritos y creencias muy diferentes, conformando colectivos de fieles de tamaños muy distintos: algunos son pequeños grupos de impacto social mínimo mientras que otros están implantados a nivel mundial. Algunos entroncan, derivan o dicen ahondar o depurar los mensajes de las religiones tradicionales (en particular del cristianismo, el budismo, el hinduismo, el sintoísmo, incluso del islam) otros, por el contrario, defienden la radical novedad de sus creencias, su completa independencia de las religiones precedentes o incluso su carácter no religioso.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
II. LAS NUEVAS RELIGIONES 11
1. Introducción 12
2. Un problema de terminología y de punto de vista: sectas / nuevas religiones 14
3. Modernidad, sociedad industrial y postindustrial y nuevas religiones 17
4. Las nuevas religiones y el impacto de la ciencia 23
5. Nuevas religiones, sincretismo y globalización 32
6. Nuevas religiones, síntesis individuales y nueva era 42
7. Nuevas religiones y conflicto social 48
III. ANTOLOGÍA DE TEXTOS 57
IV. BIBLIOGRAFÍA Y DIRECCIONES DE INTERNET 91

Chiste griego


Sueño

Αν βλέπεις απλώς ξανθό, σημαίνει πως οι φίλοι σου πολύ σ’αγαπούν. Αν είσαι γυνάικα, σημαίνει προσεχή γάμο. Αν μιλάς με ξανθό, οι φίλοι σου θα σου συμπαραστάθουν και στις πιο δύσκολες στίγμες σου.

Refrán

Άκουγε πολλά και λέγε λίγα.

sábado, 17 de abril de 2010

Libro



Venezis, E., Tierra de Eolia
. Prólogos de L. Durrell y de P. Amandry. Trad. de M. Guerrero. Madrid, Ediciones Clásicas, 1991. XVI+380 páginas. ISBN 84-7882-024-8.

La tragedia de su expatriación desde la parte de Anatolia continúa pesando hondamente en el corazón de cada griego actual, independientemente de que antes viviera en la Grecia metropolitana o de que llegara desterrado desde los ricos campos y las boscosas montañas de Asia Menor. Nunca puede olvidarlo. Si es desterrado, vuelve una y otra vez en sus sueños a Anatolia: la añora con nostalgia como Adán y Eva añorarían el jardín del Edén tras la expulsión. Las impresionantes llamas del incendio de Esmirna alumbraron por completo el cielo del Egeo oriental. Dicen que incluso hasta las playas que se encuentran frente a los muros de las celdas del Monte Atos, llegó el resplandor del efímero brillo de las ciudades incendiadas. Las aguas de Esmirna se llenaron de cadáveres. Pero algo más que la injusticia, la atrocidad y la locura de estos históricos momentos ha permanecido en el pensamiento del griego actual: el sentimiento de la riqueza perdida, de la perdida tranquilidad de espíritu. Caminando hoy por las calles de la Grecia metropolitana, se llega forzosamente a los barrios de los refugiados, con las calles de tierra y las filas de chabolas, hechas de latas de petróleo y de cajas de azúcar desarmadas. Se oyen aquí y allá conversaciones que recuerdan el viejo dialecto dórico, un dialecto que en ocasiones ha llegado hasta las playas del Mar Negro, y la ola de la Historia lo ha traído de nuevo ahora a esta estéril playa.

ÍNDICE
Prólogo de Lawrence Durrell a la edición inglesa, que se incluye en la edición griega IX
Prólogo de Pierre Amandry a la edición francesa, que se incluye en la edición griega XII
Primera parte. Mundo 1
Capítulo primero. Kimidenia 3
Capítulo segundo. De los acontecimientos de una inundación y del temor al bandido que llamaban Lazós-effés 12
Capítulo tercero. Los chacales hambrientos 31
Capítulo cuarto. El tío Iosif 44
Capítulo quinto. Cuando la lluvia llega a Kimidenia 63
Capítulo sexto. La historia de un hombre que buscaba el camello con la cabeza blanca, y la de otro que quería descubrir el Movimiento Continuo 73
El primer viajero 76
El segundo viajero 87
Capítulo séptimo. Vinieron fantasmas a Kimidenia 121
Capítulo octavo. El cazador de las estrellas amarillas 152
Segunda parte. Sinfonía del alba 165
Capítulo primero. Una noche de invierno en Escocia 167
Capítulo segundo. Qué ocurrió para que una muchacha de los pescadores de Míconos llegara a ser dama de Escocia 174
Capítulo tercero. Doris 182
Capítulo cuarto. Viaje a los sueños y a las estrellas 206
Capítulo quinto. En los nidos de las águilas en medio de una tormenta primaveral 219
Capítulo sexto. Magia secreta 238
Capítulo séptimo. En la cueva de los jabalíes 248
Capítulo octavo. Una osa del Líbano, un osito y los hombres 264
Capítulo noveno. El cazador de las estrellas amarillas y el oso negro 269
Capítulo décimo. Suena un disparo en el hayedo en el verano de 1914 277
Tercera parte. Hombres 301
Capítulo primero. Antonio Paguidas 303
Capítulo segundo. 1914 324
Capítulo tercero. Las persecuciones 336
Capítulo cuarto. En el Egeo, mientras la Sinfonía acaba 359

Chiste griego


Sueño

Ο ζωμός, στ’ όνειρο, σημαίνει ειλικρίνεια φίλων. Αν χρειάζεστε χρηματική βοήθεια θα την έχετε. Στους ερωτευμένους είναι υπόσχεση αφοσίωσης.

Refrán

Το μέλλον του Έθνους, στηρίζεται στους νέους.

viernes, 16 de abril de 2010

Libro



Ramón E. Mandado Gutiérrez, Theodor W. Adorno (1903 -1969)
, Madrid, Ediciones del Orto, 1994, 96 páginas [Biblioteca Filosófica, nº 6]. ISBN 84-7923-028-2

El tres de febrero de 1.923 un grupo de jóvenes filósofos judeo-alemanes, crean un centro de estudios sociales y culturales en Francfort del Main, que denominarán «Institut für Sozialforschung» («Instituto para la investigación social»); su patrocinador es el padre de uno de ellos, Hermann Weil, propietario de un próspero negocio de importación; pretenden que el trabajo de dicho centro se haga conforme a los métodos marxistas de análisis social y que, a la vez, se realice en él un estudio exhaustivo de dichos métodos, sobre todo de sus fuentes. Favorecen este proyecto diversas circunstancias, entre las que quizás merezcan destacarse la difícil situación social de Alemania tras el Tratado de Versalles y el auge del pensamiento marxista en la rica vida intelectual de la República de Weimar. Sea como fuere, la obra de filósofos marxistas como Ernest Bloch, Georgi Lukács, Karl Korsch, Carl Grünberg o el dramaturgo Bertolt Brecht inspirarán las inquietudes del nuevo instituto. Sin embrago, a pesar de esta adscripción filosófica a la tradición marxiana, el nuevo centro de estudios no será una organización política, muchos de sus miembros, críticos con la socialdemocracia (SPD), no se afiliarán nunca al recientemente creado Partido Comunista Alemán (KPD) y los que lo estuvieron en un principio acabarán, con el tiempo, distanciándose de él. Mantendrán en cambio una constante vocación universitaria: su director debía ser catedrático en la universidad de Francfort, muchos de sus miembros eran profesores en ella y el «Institut» actuará siempre bajo la cobertura de un contrato de asociación con dicha Universidad. Entre sus primeros componentes destacaban entonces, además de su virtual primer director Carl Grünberg, los más jóvenes, Felix Weil, Friederich Pollock, Leo Lowenthal, Max Horkheimer, Karl August Wittfogel... enseguida se les unirá la gran figura de Walter Benjamin y en 1.928 Theodor Wiesengrund Adorno.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
l. Datos biobibliográficos de T.W. Adorno 8
2. Acontecimientos socio-culturales 13
3. Acontecimientos filosóficos 15
II. EL FILÓSOFO Y SU FILOSOFÍA 17
l. LA ESCUELA DE FRANCFORT 18
2. LA NEGATIVIDAD DIALÉCTICA DE LA FILOSOFÍA 22
2.1. La génesis histórica y lingüística del conocimiento 22
2.2. La ruptura del pensamiento de identidad 26
2.3. El distanciamiento frente al hechizo 28
2.4. La estética de la fragmentariedad 30
2.5. La condición aporética de la teoría 32
3. LA SUBVERSIÓN DEL IDEALISMO 34
3.1. La representación de la idea 35
3.2. Ideología y método 36
3.3. La conciencia burguesa del Idealismo 40
4. DIALÉCTICA Y EXPRESIÓN DEL SUJETO 42
4.1. La apariencia trascendental del sujeto 43
4.2. Contra la «reificación» del sujeto 44
4.3. Materialismo y acción del sujeto 45
4.4. Algunas proyecciones del sujeto 47
5. LA PRAXIS DE LA «TEORÍA ESTÉTICA» 49
5.1. Estética y «teoría crítica» 50
5.2. La «verdad» de la obra artística 51
5.3. El compromiso material de la praxis estética 53
5.4. La pervivencia de la filosofía 54
III. SELECCIÓN DE TEXTOS 57
IV. BIBLIOGRAFÍA 89
1. OBRAS DE T.W. ADORNO 90
1.1. Ediciones de la obra completa 90
1.2. Ediciones destacadas en versión original 90
1.3. Epistolarios 91
1.4. Obras traducidas al español 91
2. ESTUDIOS 92

Chiste griego


Sueño

Αν δείτε θαλαμηγό, σημαίνει ευχάριστες διακοπές μακριά από φροντίδες και επιχειρήσεις.

Refrán

Η οικογένεια είναι το καταφύγιο της ζωής.

jueves, 15 de abril de 2010

Libro



Dionisio Roca Blanco, Santo Tomás de Aquino (1225 -1274)
, Madrid, Ediciones del Orto, 1994, 96 páginas [Biblioteca Filosófica, nº 5]. ISBN 84-7923-027-4

Trasmitir a los demás las verdades adquiridas a través del estudio y la meditación. Esta sentencia, que posteriormente se constituyó en lema de la Orden de Predicadores, resume en tres palabras la magnitud de la obra y la vida de Sto. Tomás. Fue un hombre que, por ascendencia y medios, tenía posibilidades de alcanzar posiciones de prestigio. La familia hubiera preferido verle como abad del Monasterio de Montecassino. Pero él, salvando la oposición de los suyos, optó por dedicar su vida a la oración, la meditación, el estudio y la trasmisión de la verdad a todos aquellos que quisieran recibirla, como humilde fraile de una orden mendicante: fiel a su vocación, se hizo dominico.
No es posible, en el breve espacio de que disponemos, trazar toda una semblanza de la magnitud de ánimo de esta lumbrera. La sola exposición de los motivos que condujeron al Papa León XIII a proclamarlo patrón de las escuelas católicas excedería nuestras posibilidades. Pero parece incongruente iniciar estas páginas sin mentar, al menos, su celo por investigar y trasmitir la verdad, así como el talante aperturista y libre de prejuicios que animó su labor científica.
Indicio evidente de su afán investigador y divulgador de conocimientos lo tenemos en la magnitud, profundidad y lucidez de su obra.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
II. LA FILOSOFÍA DE SANTO TOMÁS 13
1. PARADIGMA DE MAESTRO 15
2. FE Y RAZÓN 19
3. EL SER 23
3.1. Nociones preliminares 23
3.2. Sustancia y accidente 24
3.3. Distinción acto-potencia. Hilemorfismo 26
3.4. Esencia y existencia 28
4. DIOS 30
4.1. Existencia de Dios 30
4.2. Naturaleza divina 34
5. LA CREACIÓN Y EL PROBLEMA DEL MAL 37
6. EL HOMBRE 40
6.1. Constitución psicosomática del hombre 40
6.2. El conocimiento 42
6.3. La vida moral 45
6.4. Hombre y sociedad 47
III. SELECCIÓN DE TEXTOS 51
IV. BIBLIOGRAFÍA 87

Chiste griego


Sueño

Καινούργια σκούπα σημαίνει ευμάρεια και αύξηση της περιουσίας. Αν δείτε πως τη χρησιμοποιείτε ο ίδιος, θα χάσετε σε επιχειρήσεις.

Refrán

Κάθε κόλακας ζει σε βάρος αυτού που τον ακούει.

miércoles, 14 de abril de 2010

Libro



Rosa Sanz Serrano, Gala Placidia (ca. 389 -450 d.n.e.)
, Madrid, Ediciones del Orto, 2006, 96 páginas [Biblioteca de Mujeres, nº 66]. ISBN 84-87090-33-8

La dificultad habitual de escribir sobre un personaje histórico se acentúa con una mujer de la relevancia de Gala Placidia, a la que las fuentes de su tiempo conceden sólo una atención muy sesgada. A pesar de ello, y sin pretender elaborar una exhaustiva biografía del personaje, he pretendido contrihuir modestamente al conocimiento de quien, por nacimiento y por las circunstancias históricas, se convirtió en el elemento femenino mediador entre el mundo romano y las nacientes conformaciones política bárharas de cuya fusión se originó el mundo medieval en Occidente. Pues su figura se perfila, en las pocas pinceladas con que contamos, con unas características propias y singulares que sorprenden todavía al historiador cuando pretende encajarla en el conjunto de su tiempo profundamente masculino, donde la mujer quedaba incapacitada para la vida pólítica y relegada al ámhito doméstico o a la vida religiosa. Incluso después de los esfuerzos de aquellos autores que se han detenido pacientemente en el estudio de su figura. Quizás porque ha faltado el protundizar en su alma de mujer y romper con la rigidez de considerarla un apéndice del modelo de «masculinidad» que se supone exigen los grandes hechos históricos. Aún cuando su vida y obra nos demuestran su capacidad para sobrevivir en medio de tremendos avatares históricos, a los que supo adaptarse no siempre como mero comodín en la lucha brutal y despiada por el poder de los hombres que la rodearon. De manera r que imponiendo en muchas ocasiones su criterio y sus sentimientos con tenacidad, inteligencia y voluntad, con sus errores y aciertos, y a pesar de las veces que fue utilizada, marginada y dirigida, se muestra espléndida y merecedora en definitiva de ser considerada entre las grandes protagonistas de la Historia.

ÍNDICE
l. CUADRO CRONOLÓGICO 7
II. VIDA Y OBRA DE GALA PLACIDIA 11
l. Introducción 12
2. Imperio y barbarie: el fin del mundo antiguo 15
3. La casa teodosiana y los juegos de poder 23
4. Aelia Galla Placidia: la mujer 27
5. La cautiva errante 37
6. El espejismo de la princesa bárbara 42
7. La joven cortesana 49
8. El augustado de Gala Placidia 52
8.1. El Imperio fantasma 53
8.2. El espíritu traicionado 60
9. El ocaso del poder en el Imperio de Occidente 70
III. SELECCIÓN DE TEXTOS 79
IV. BIBLIOGRAFÍA 93

Chiste griego


Sueño

Αν δείτε στον ύπνο σας κακάο, σημαίνει ότι θα δημιουργήσετε σχέσεις με αντοπαθείς ανθρώπους για την προαγωγή σας.

Refrán

Όταν διστάζεις, να σκέφτεσαι καλύτερα.

martes, 13 de abril de 2010

Libro




Dimitris Filippís, Historia y Literatura: La Guerra Civil española en Grecia
, Madrid, Ediciones del Orto-Universidad de Minnesota, 2008, 96 páginas. [BIBLIOTECA CRÍTICA DE LA LITERATURAS LUSO-HISPÁNICAS, nº 31] ISBN 978-84-7923-417-1.

El conflicto español tuvo en Grecia un gran impacto. El entonces gobierno totalitario del general Metaxás infringió de manera repetida y sistemática su estatus de «no intervención» en la Guerra Civil española, dado que «la piratería del contrabando de armas a los rojos» demostraba ser entonces (como se confirmó oficialmente y con posterioridad) francamente útil a la economía del país; y ello, a pesar de las pérdidas parciales de bastantes buques de propiedad griega que fueron detectados a tiempo por el “contraespionaje” del agente diplomático de Franco en Atenas, Sebastián Romero Radigales. A través de documentos históricos y testimonios literarios, este libro narra por primera vez la historia del contrabando griego paralelamente a la historia de la “guerra diplomática en Atenas” entre el “agente faccioso”, Romero Radigales, y el cónsul democrático en Salónica Máximo José Kahn. Antes de esta narración se demuestra como el general Metaxás justificó su pronunciamiento del 4 de agosto 1936 para que Grecia no se convirtiese en España. El presente trabajo se compone de unos capítulos que cada uno se ha publicado ya con ocasión de Actas y Jornadas Científicas. El contendido de estos trabajos se ha adaptado y reelaborado para cumplir con las exigencias de la presente edición.

ÍNDICE
I. CUADRO CRONOLÓGICO 7
1. Hitos históricos hasta 1936 8
2. Fechas del año crucial 1936 10
3. De 1937 a 1940 12
4. De 1941 a 1945 14
II. LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA EN GRECIA 15
I. IMPACTO INMEDIATO DEL CONFLICTO ESPAÑOL EN GRECIA 16
1. 17 de julio y 4 de agosto de 1936: El “baile con la muerte” de dos Repúblicas 16
2. La postura de la prensa 17
3. Corresponsales griegos en la guerra de España-Kazantzakis 20
4. Franco-Metaxás (+ Bodosakis) 24
II. CALLE SCUFÁ 31: GUERRA CIVIL DIPLOMÁTICA EN ATENAS Y CONTRABANDO DE ARMAS 29
1. El acontecimiento 29
2. El material documental 33
3. Proyecciones sociales y políticas de uno y otro lado 36
4. «Listas de barcos que están o no están al servicio de los rojos» 39
5. Los intentos del cónsul democrático y la reacción del gobierno de Barcelona 42
6. Egeo: capturas de barcos griegos y preanuncio de la guerra italo-griega 45
7. La literatura y la diáspora griega frente a la guerra civil española 50
III. BARCOS GRIEGOS EN LAS LISTAS NEGRAS ESPAÑOLAS Y BAJO BANDERA ESPAÑOLA 55
1. Lista negra de 400 barcos 55
2. Lista Negra, 1939-41 57
3. La reivindicación de los Castillos: 1939, 1946 y 1949 62
IV. CONCLUSIONES 67
III. SELECCIÓN DE TEXTOS 69
IV. BIBLIOGRAFÍA 91



Chiste griego


Sueño

Αν ονειρευτείτε πως έχετε ιλαρά, σημαίνει πως η δουλειά σας θα σας προκαλέσει στενοχώρειες και ανησυχίες.

Refrán

Στον αμαρτωλών τη χώρα το Μαγιάπριλο χιονίζει.

lunes, 12 de abril de 2010

Libro



Enzinas, F. de, Memorias
. Trad. de F. Socas, con ensayo preliminar, notas e índices. Madrid, Ediciones Clásicas, 1992, XIV+438 pp. ISBN 84-7882-053-1.

Viene a vivir Francisco de Enzinas en esta coyuntura de las edades. Las cifras de los años de su nacimiento -1518- y de su muerte -1552- nos hablan de una vida truncada por una muerte temprana, y colocan el período de su madurez y mayor actividad (¡prematura madurez y estupenda actividad de quien es apenas mozo!) en la década que se inicia en el año 1540. Son los años de arranque para ese movimiento de reflujo llamado Contrarreforma o Reforma Católica. Dos hechos podemos tomar como sintomáticos: en el año 40 las renovadas leyes imperiales contra los herejes consienten unos modos de persecución insidiosos y violentos como antes no se había visto; en el 45 se emiten los primeros decretos tridentinos que ahondan las trincheras dogmáticas y rituales entre los dos campos.
Su lugar de nacimiento fue la ciudad castellana de Burgos, en el seno de una familia dedicada de tiempo atrás al comercio y que conocía bien la ruta de Flandes. Allí tienen residencia habitual algunos de sus parientes y allí vivirá Francisco lances decisivos de su existencia. Burgos es entonces un centro de intercambios bancarios y comerciales.

ÍNDICE
Ensayo preliminar: «El piadoso humanista Francisco de Enzinas», por F. Sacas 1
La vida de Francisco de Enzinas año a año 33
Nota bibliográfica 38
Memorias 45
Carta de Arturo Galo a Felipe Melanchthon 47
Informe sobre la situación en Flandes y la religión de España 51
Proemio 53
Parte I 57
Llegada a la Frisia Oriental; contactos con Juan Laski y Alberto Hardenberg 57
Llegada a Lovaina; arresto de 28 vecinos 59
Debilidad de algunos; marcha a Bruselas 65
Vuelta a Lovaina 67
Interrogatorio de las mujeres 69
Herejía e Iglesia 74
Proceso contra Pedro Rythove y Pablo de Roovere 75
Semblanza de los jueces: Jacobo Látomus 79
Ruardo Tapper 82
Francisco de Zon 86
Pedro Montanus Buretinus 86
Tilmann Clercx 87
Godofredo Striroy 87
Discurso del Rector de la Universidad 88
Traducción del discurso al pueblo y lectura de la sentencia 92
Presiones para que Pablo abjure 94
Interrogatorio y tortura de los seglares 95
Retractación y condena de Pablo 97
Juicio y sentencia de Juan Vicart y Juan Schats 98
Arenga del procurador general 100
Los relapsos 101
Preparativos para el suplicio 102
Llegada del procurador general 104
La ejecución 105
Conatos de tumulto 106
La hoguera 107
Juicio y sentencia de Juan Bayaerts, Catalina Metsys y Antonia Roesmals; consideraciones de Enzinas 108
Semblanza de Antonia y ejecución de los condenados 110
Conversación de Enzinas con un pariente de Antonia 111
Dolor de la hija de Antonia 114
Sentencia contra el resto de los procesados 116
Frailes, teólogos y leyes imperiales. 117
Contenido de las leyes imperiales 123
Censura de las leyes 124
Parte II 128
Rumores y restablecimiento de la calma 128
Preparativos para la edición del Nuevo Testamento 129
Opinión de los teólogos 130
Opinión de unos españoles eruditos 132
Historia de Persevaldo, el Ciego 133
Llegada de Enzinas a Amberes; nuevas consultas 142
Preparativos para la edición 144
Un fraile pone pegas al título 147
Objeciones de un teólogo 152
Fin de la impresión y proyecto de entrevista con el Emperador 153
Viaje a Bruselas; intervención del obispo de Jaén 154
Entrevista con el Emperador 156
La traducción en manos de Pedro de Soto 161
Primera entrevista con Pedro de Soto 163
Enzinas oye una lección del fraile 169
Aplazamiento de la entrevista 172
En la celda del fraile 173
Saludos y nuevas demoras 175
Segunda entrevista; opiniones de Pedro de Soto 179
Contestación de Enzinas 183
Interrupción de la charla 188
Arresto de Enzinas 190
Parte III 193
Estado de ánimo del prisionero 193
Es reconfortado por un desconocido 194
Abatimiento 200
Gestiones para la liberación 201
Semblanza de Egidio en boca de un prisionero 201
Tercia el propio Egidio y traba amistad con Enzinas 209
Nuevos desánimos y terrores 210
Primer interrogatorio 211
Discusión con sus parientes 214
Reanudación del interrogatorio 216
Segundo interrogatorio 218
Nueva visita de sus parientes con el mayordomo del obispo de Jaén 222
Palabras del mayordomo sobre las gestiones del obispo ante Granvela 222
Gestiones de sus parientes ante Pedro de Soto 224
Marcha de sus parientes a Amberes 227
Actividades de Enzinas en la cárcel 228
Parte IV 232
Dos nobles de la corte, el uno borgoñón y el otro español, visitan a Enzinas 232
Salutación 233
Respuesta de Enzinas 235
Eliminar recelos 235
Semblanza de Pedro de Soto en boca del noble español 238
Corroboración de Enzinas 245
Los cortesanos se interesan por Egidio 247
El prisionero los invita a almorzar. 249
Errores y extravíos de los españoles. 251
Retrato del arzobispo de Compostela, don Gaspar de Avalos 252
Los inquisidores y la inquisición de España 262
Los casos de Alfonso y Juan de Valdés y el de Juan de Vergara 267
El propio Enzinas refiere el caso de su tío Pedro de Lerma, abad de Alcalá 269
Refiere asimismo el caso de Francisco de San Román 276
Rumores que corrieron tras la muerte de Francisco de San Román 296
Una víctima sencilla: Roque, escultor de Sanlúcar 298
Vicios de la religiosidad española 300
Un ejemplo de falso misticismo: Magdalena de la Cruz, monja cordobesa 301
Un escándalo: la venta de las bulas 303
Culto idolátrico: imágenes milagreras 308
Partida de los cortesanos y fin de su trato con Enzinas 311
Parte V 312
Ingresa en la cárcel Justo van Ousberghen 312
Justo refiere a Enzinas su propio caso 314
Apología de Justo 319
Noticias esperanzadoras 320
Justo ante el tribunal 321
Nueva comparecencia de Justo 324
Justo con los dos frailes 326
Respuesta de Justo a los frailes 328
Intervención del cura de La Capilla. 330
Ultima noche de Justo en la cárcel 331
Discurso de Egidio y despedida 333
La ejecución 337
El cura de La Capilla agiliza el proceso de Justo 338
Deliberaciones de los jueces 340
Nueva comparecencia de Egidio 341
Nuevo interrogatorio 342
Consejos de Enzinas a Egidio 345
Regreso y desconcierto de los frailes 351
Arrobos de Egidio y su servicialidad con todos 355
Maquinaciones del procurador general 356
Llegada de los esbirros y despedida 357
La partida 361
Traslado y tortura de Egidio 361
Un cura oficioso 362
Sentencia final 363
La ejecución 364
Camino del suplicio 365
Descontento popular 367
Parte VI 369
Sentimientos de Enzinas y nuevas gestiones para su liberación 369
Recogida de testimonios contra Enzinas 370
Remisión de la causa a la corte imperial 372
Una conversación de Enzinas es el cargo principal 374
Declaraciones de Enzinas en su descargo 377
Llegada del Emperador e intercesión de algunos principales y parientes 378
Llegada de la Reina; falsas esperanzas; cartas 379
Pliego de cargos contra Enzinas 381
Respuesta escrita del inculpado 382
Arrecia la persecución 384
Propósitos de fuga 386
El caso de Pedro Alejandro, predicador de la Reina 388
Texto de la sentencia y cargos contra Pedro Alejandro 391
Quema de libros del predicador de la Reina 400
Enzinas decide huir 400
Buenos augurios 400
En las calles de Bruselas 401
En Malinas 403
En Amberes 404
Extraños rumores 405
Epílogo 408